Aprendiendo a vivir sola – Lección 2

Vieron cuando un día cualquiera, en un minuto cualquiera, algo que vés o escuchás, de repente te completa el rompecabezas que venías armando en tu mente; dejando solo un espacio para comprenderlo y admirar la claridad de un nuevo concepto? Eso.

Yo lo llamo ‘click’ y me viene pasando desde hace mucho tiempo. Quiero creer que son los pasitos o los niveles que vas completando a medida que crecés. Madurar en etapas.

Y me llegó el gran día. Comprendí al fin otra lección de la vida. A los golpes como se debe. No tendría nada de interesante sino…

Comprendí mi depresión, entendí mi angustia, mis ataques de ansiedad, mis cambios de estado de ánimo, el estado perpetuo de infelicidad. Entendí, básicamente lo que estuve sufriendo los últimos 3-4 años.

La terapia por fin tuvo sentido. Lo que había leído en varios libros ahora parece obvio. No estaba prestando atención realmente. O no era el momento. O no era la Gaby que necesitaba.

La vida… no la valoraba en absoluto.


Continue reading “Aprendiendo a vivir sola – Lección 2”

Anuncios

Correr me salvó la vida

Ni la música, ni el alcohol, ni las drogas. Ni las fiestas o mi familia, ni mis amigos, ni mi pareja. Ni siquiera el tiempo que perdí en series y películas.

No fue el chocolate, ni el vino, ni los atardeceres. Ni los viajes, ni el ASMR, ni los videos motivacionales. Tampoco los psicólogos, ni el yoga, ni el gimnasio o la meditacion.

No fue la comida aunque lo intenté muchas veces.

Ni las nuevas pasiones ni las viejas. Ni la facultad o el trabajo, al contrario.

Ni el sueño, ni el fútbol, ni el asado o el fernet. Ni las vacaciones, ni mis perros, ni el barrio.

Ni siquiera mi independencia, ni las compras o los planes. Ni la primavera, ni la literatura, ni escribir.

Lo único que me salvó, una vez mas, fue el running.